López Molina: “Hay un elenco estable que no quiere que nada cambie en Santa Fe”

Publicado el lunes 15 de marzo de 2021

Para el concejal rosarino Roy López Molina, presidente del interbloque Cambiemos, las trabas a la reforma policial responden a una trama de complicidades políticas, judiciales y policiales por parte de “un elenco estable que no quiere que nada cambie en Santa Fe”.

“Esa corporación es a la vez responsable del deterioro de la institucionalidad que lleva más de una década”, dijo Roy López Molina, quien citó como ejemplo la condena a 10 años de prisión por narcotráfico al ex jefe de Drogas Peligrosas Alejandro Druetta.

“Su caso no es una excepción sino la estructura policial que supo conseguir el socialismo y que ahora desde la Cámara de Diputados y en coordinación con ciertos sectores de Juntos por el Cambio y del propio peronismo, se niegan a aprobar leyes que tienen que ver con actualizar y sanear esa institución policial”, expresó.

Para López Molina, “la imposibilidad de modificar la matriz de la Policía y separar a la política de la corrupción repercuten directamente en la lucha contra el problema crónico de la inseguridad y la cada vez más extrema violencia”.

“Por eso los ataques de la política corporativa contra el ministro Marcelo Sain se celebran en cuevas financieras o en los estudios de los abogados de los narcos de la ciudad de Rosario”, sostuvo el ex diputado provincial y candidato a intendente de Rosario, quien valoró que el gobierno de Omar Perotti “está dispuesto a ir al hueso”.

En ese sentido, el dirigente de Cambiemos agregó: “El que quiera analizar la situación de Santa Fe poniéndose el prisma de la grieta nacional se va a equivocar. Lo que nos pasa en Santa Fe es mucho más profundo porque la línea entre decencia y mafia está muy marcada en todos los espacios políticos”.

Más adelante, al ser consultado por los medios sobre el reciente ataque al abogado Ariel González Zevallos, sostuvo que “es una víctima y debe investigarse a fondo y esclarecerse” pero advirtió que “podría haberse dado en un contexto en el que el narcotráfico y los clanes encontraron tolerancia en sectores que, con el único afán de incrementar su poder y/o riqueza, ofrecieron su profesionalismo para garantizar protección y prosperidad”.