Reunión y pedido a las autoridades por el sector gastronómico, que está en riesgo

Publicado el miércoles 27 de mayo de 2020

Mientras la gastronomía asoma como uno de los sectores más golpeados durante la pandemia, los concejales del interbloque Cambiemos mantuvieron una reunión con titulares de distintos espacios, muchos de ellos de los denominados “boutique”, que advirtieron que necesitan abrir las puertas “para no desaparecer”.

La situación se agrava mientras la provincia de Corrientes confirmó esta semana la reapertura de bares y restaurantes bajo estrictas normas de seguridad sanitaria y en Rosario y la zona, que cerraron antes de la cuarentena, no tienen aún certezas.

Los concejales Roy López Molina, Marcelo Megna, Agapito Blanco y Renata Ghilotti estuvieron en el encuentro y abordaron diferentes aspectos relacionados con su actividad, como la delicada situación económica en la que se encuentran, los protocolos de salud necesarios para abrir sus puertas al público y la iniciativa de Megna para que los locales gastronómicos puedan utilizar el espacio público para colocar mesas y sillas, de manera excepcional.

“El sector gastronómico se encuentra gravemente herido. Se aferran a la creatividad para generar ingresos a partir de promociones en el delivery o los menús take away, pero no es suficiente”, explicó el presidente del bloque, Roy López Molina, para quien “la reunión fue positiva”.

“Pudimos abordar aspectos importantes para sostener el empleo, respetar el distanciamiento y la implementación de protocolos; y eso será lo que elevaremos a las autoridades para que se consideren su situación“, agregó.

Según el relevamiento de la Asociación Hotelero Gastronómica de Rosario, unas 14 mil personas trabajan en los 1.600 bares y restaurantes habilitados, de los cuales el 78% no pudo pagar todos los servicios.

Los dueños de los bares, en el encuentro por videoconferencia, confirmaron estos números y coincidieron en que “de permanecer cerrados al público, casi la totalidad no podrá afrontar el pago de servicios y muchos deberán bajar sus persianas”. Eso “ya sucedió con el tradicional Bar Blanco y La Maltería, entre otros”, remarcaron los concejales.

Por su parte, el edil Marcelo Megna se refirió a su proyecto de permitir que los locales habilitados en la ciudad puedan utilizar veredas y otros espacios públicos para poner mesas. En ese sentido, remarcó que “va a tomar un tiempo hasta que los rosarinos nos animemos a disfrutar nuevamente de esos comercios”.

“Mientras tanto, nos pareció una buena medida el hecho de que puedan ofrecer sus servicios al aire libre, en el espacio público. Los ayudamos a ellos y protegemos a la población”, dijo Megna.

En tanto, Agapito Blanco indicó: “Sabemos que el 80% de los establecimientos gastronómicos se encuentran en situación de una convocatoria de acreedores informal, mientras que el 20% restante enfrenta quebranto”.

“Desde el Concejo Municipal hemos presentado distintas iniciativas tendientes a generar paliativos de todo tipo, como métodos de pago diferido de las cuentas municipales o suspensión de retenciones, entre otras”, cerró el concejal de Cambiemos.